Cursos para Oposiciones de Secundaria, Primaria e Infantil

Formación Homologada


Atención Telefónica
984 109 933 -  617 579 560   Llama
Lunes a Jueves de 8 a 15 h. Viernes de 8 a 14 h

Oposiciones al cuerpo de Maestros en Asturias

Se prevé la realización de pruebas selectivas para las oposiciones al cuerpo de Maestros en el Principado de Asturias el próximo año, 2017.

Criterios de puntuación en oposiciones al cuerpo de Maestros

Los criterios de valoración de méritos se establecen en la convocatoria de acceso al cuerpo de Maestros. Podemos tomar como referencia la última convocatoria al cuerpo de maestros de  https://sede.asturias.es/bopa/2016/04/04/2016-03255.pdf.  Si se mantienen los mismos criterios para conseguir la máxima puntuación (dos puntos) en el apartado de formación permanente es necesario realizar mil horas de formación.  Es decir, se contempla una puntuación de 0,04 por cada dos créditos (veinte horas) de actividades de formación.

Para que un curso sea válido a la hora de puntuar en este proceso tiene que estar relacionado con la especialidad a la que se opta o bien que tenga un carácter multidisciplinar. Bajo este último epígrafe se encuentran las acciones formativas cuya temática gira en torno a temas relacionados con  las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, la organización escolar, la didáctica y/o la psicopedagogía o sociología de la educación. Temáticas comunes a cualquier especialidad docente.

Catálogo de cursos y promociones

Te proponemos que conozcas nuestro catálogo de cursos elaborados e impartidos por expertos profesionales en cada una de las temáticas desarrolladas. Una oferta formativa que se encuentra en continua evolución. Por ello, tratamos siempre de proporcionar una respuesta eficaz a las necesidades tanto presentes como futuras del sistema educativo.

Con el fin de apoyarte en este proceso de oposiciones al cuerpo de Maestros con garantías de éxito, te ofrecemos la promoción 3 x 2. Confirmando la matrícula de dos cursos, tienes derecho a un tercero . Para ello, tiene que tener da misma o inferior duración a los que te matrículas de forma totalmente gratuita. Además, todo en las fechas que mejor respondan a tus intereses y necesidades.

No lo dudes, este es el momento. Tú eres el protagonista y el motor para lograr superar las oposiciones al cuerpo de Maestros. Y nosotros te proporcionamos el medio que te puede ayudar a conseguirlo.

Te recomendamos que consultes nuestro catálogo de cursos. En él aparecen detallados los objetivos y contenidos de cada uno de ellos.

Promoción 3x2 en cursos

3×2 en cursos para oposiciones al cuerpo de Maestros

La elaboración de la programación y las unidades didácticas en la Enseñanza Secundaria

Los nuevos cambios legislativos en materia educativa incorporan novedades que los docentes deben conocer y tener en cuenta a la hora de organizar su práctica diaria. Concretamente, la nueva ley incluye modificaciones que afectan de manera directa a la manera de elaborar la programación y las unidades didácticas en Enseñanza Secundaria.

La planificación es un aspecto esencial de cualquier actividad organizada y sistemática y hace referencia a la previsión de unos medios para con­seguir unas metas determinadas. En el contexto de la educación secundaria, la planificación de la intervención educativa se materializa en la elaboración de la programación y las unidades didácticas en Enseñanza Secundaria. Programar es, por tanto, el conjunto de acciones me­diante las cuales se transforman las intenciones educativas más generales en pro­puestas didácticas concretas que permitan alcanzar los objetivos previstos. Concretamente, la programación didáctica para cumplir con su misión deberá reunir una serie de características generales. La programación didáctica debe adecuarse al contexto determinado al que se va a realizar, haciendo hincapié en el entorno social y cultural del centro y características del alumnado. Para que resulte un instrumento realmente útil, la programación debe llegar a concretar el plan de actuación que se pretende llevar a cabo en el aula. Ha de concebirse siempre como un plan de actuación flexible y abierta, que puede y debe ser revi­sado, parcialmente o en su conjunto. Por último, debe ser para que la Programación pueda cumplir adecuadamente sus finalida­des, es necesario que sea viable, es decir, que se cuente efectivamente con los espa­cios, tiempos y recursos previstos para llevar a cabo las actividades programadas, que la realización de las diferentes actividades esté al alcance de todos los alumnos a los que van dirigidas, etc.

La programación didáctica es muy importante en el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que actúa como elemento integrador de todos los que intervienen en ella. Es decir, presenta la relación entre los objetivos que debe alcanzar el alumnado, como los recursos disponibles, la metodología que se va a utilizar y la manera en que se va a llevar a cabo la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje. Además de estos elementos, la actual legislación educativa incluye un nuevo aspecto a tener en cuenta a la hora de realizar la programación y las unidades didácticas en Enseñanza Secundaria: las competencias clave. A la hora de programar es importante tener presente que el aprendizaje basado en competencias se caracteriza por su transversalidad y su carácter integral, por tanto, el proceso de enseñanza ­ aprendizaje competencial debe abordarse desde todas las áreas de conocimiento. Es decir, las competencias clave no están vinculadas unívocamente a un área o materia determinada sino que son trasversales a todas ellas en mayor o menor grado. Por tanto, es importante que a la hora de diseñar las unidades didácticas en Enseñanza Secundaria se trabajen de forma integrada las diferentes competencias a través del currículo de las diferentes asignaturas. Además, deberán potenciarse especialmente la Competencia en Comunicación Lingüística (CCL) como la Competencia Matemática y competencias básicas en Ciencia y Tecnología (CMCT).

 

Otro aspecto importante a tener en cuenta en la elaboración de la programación y las unidades didácticas en Enseñanza Secundaria es el tratamiento de la atención a la diversidad. Este es un aspecto fundamental, ya que los docentes se encuentran en el aula con diferentes realidades y necesidades de los estudiantes, a las que deben dar respuesta de una manera eficaz. Adecuar el currículum del aula a la diversidad de los alumnos supone llevar a cabo un conjunto de modificaciones que se realizan en los diferentes elementos de la unidad didáctica con el objetivo de que cada alumno pueda alcanzar sus objetivos.

 

La elaboración de unidades didácticas en Enseñanza Secundaria es uno de los puntos fundamentales del proceso educativo, ya que una de las tareas de los profesores, además de su tarea educativa con los estudiantes en el aula, se centran en la realización de documentos que ayudan a programar y planificar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por ello, es importante que los docentes aprendan a realizar su programación y unidades didácticas en enseñanza secundaria, puesto que éstas van a ser la guía de su trabajo.

Programación en Educación Secundaria

Programación en Educación Secundaria

Si eres docente en educación secundaria y estás interesado en elaborar tus programación y unidades didácticas ajustadas a las nuevas exigencias legislativas puede realizar el curso titulado “Elaboración de programación y unidades didácticas en Enseñanza Secundaria”. Para más información puedes consultar los contenidos de la acción formativa en el siguiente enlace.

EL FRACASO ESCOLAR EN EDUCACIÓN SECUNDARIA: CÓMO ABORDARLO

Como evitar el fracaso escolar en secundaria.

Como evitar el fracaso escolar en secundaria.

Según el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE), casi la tercera parte del alumnado adolescente de Educación Secundaria Obligatoria obtiene calificaciones negativas: un 32% repite curso; un 35% no acaba con éxito 2° curso; el 48% no supera el Bachillerato y, en la Universidad, el abandono de los estudios ronda el 50%. Por tanto, uno de cada cuatro jóvenes fracasa en sus estudios, con los problemas consiguientes que comporta de índole psicológica, familiar y en su futura formación profesional e inserción laboral. Sin magnificar estos datos, que siempre pueden ser matizables, cabe admitir que ponen en evidencia tanto la gravedad del fenómeno del fracaso escolar, como el bajo rendimiento académico de nuestros alumnos, a lo que hay que añadir las elevadas tasas de absentismo escolar y de abandono de la escuela, ambas acciones fuera del marco legal, en las etapas obligatorias. Por tanto, evitar el fracaso escolar en educación secundaria es una de las tareas más relevantes que se nos puede presentar como docentes.

El fracaso escolar en educación secundaria es uno de los problemas más graves que sufren en la actualidad los sistemas educativos, teniendo en cuenta que la trascendencia de sus consecuencias sobrepasa el ámbito escolar donde se genera. Su creciente extensión, en mayor o menor grado, en todos los países desarrollados hace aumentar el interés de instituciones públicas, docentes y asociaciones de padres y madres para paliar sus efectos y buscar sus causas más directas. Pero, por desgracia, los datos siguen avalando de una manera contundente la dimensión de esta desafortunada realidad, pareciendo cuestionar el sentido de la escolarización obligatoria y el trabajo de la escuela. De esta manera el fracaso escolar se configura como una situación que requiere una reflexión global que supere, por parte de docentes, administración y padres, interpretaciones tan simplistas como la responsabilidad otorgada a los “malos alumnos”. Y es que el hecho de que haya escolares con dificultades para superar con éxito las exigencias del sistema educativo remite no tan sólo a factores individuales, derivados de trastornos emocionales y del aprendizaje, sino también a un amplio abanico de variables educativas, sociales y culturales.

Este complejo problema del fracaso escolar en educación secundaria requiere una línea de actuación basada en todos los agentes que están implicados en la educación de nuestros jóvenes: desde los centros educativos hasta todos los agentes sociales pasado, evidentemente por la familia. La lejanía de los intereses de los adolescentes hace que muchas veces el fracaso se interprete como fracaso de la institución escolar, argumentando que ésta no es útil y que ni el currículo ni los métodos y contenidos favorecen las posibilidades de éxito de la mayoría del alumnado. Desde esta perspectiva se ha reclamado una «re-conceptualización» de la escuelas, del tipo de enseñanza que en ella se imparte y de los criterios de evaluación. Desde las organizaciones escolares se deben articular medidas para prevenir el fracaso escolar en educación secundaria, ya que el principio de autonomía le confiere al centro muchas posibilidades de flexibilización y de un análisis de la realidad de cada centro deben salir un conjunto de propuestas para atender localmente el problema del fracaso escolar.

Otro de los ámbitos que permite trabajar el fracaso escolar es la acción tutorial a través de la estrategia de la individualización. Las necesidades educativas que presentan los alumnos en situaciones de fracaso exigen unas opciones metodológicas y de intervención que, a menudo, la rigidez en las estructuras, la didáctica y la normativa de los centros educativos y especialmente los Institutos, no permiten. La tutoría es uno de estos pocos instrumentos privilegiados que tiene el centro para intervenir en las situaciones de fracaso que demandan flexibilidad y adaptabilidad. En estos sentidos, la acción tutorial es una herramienta clave en la lucha contra el fracaso escolar en educación secundaria. Por otro lado, la relación del tutor con las familias, es otro elemento esencial a la hora de evitar situaciones de fracaso escolar. El hecho de que el tutor posea las técnicas y estrategias para abordar el trabajo con las familias es un paso definitivo a la hora de plantear las tutorías y establecer un, no siempre fácil, entendimiento. Desde luego, conseguir la colaboración de la familia es un punto clave a la hora de evitar situaciones de fracaso escolar en educación secundaria.

Si estás interesado en aprender a manejar situaciones  de conflicto en el aula, matricúlate en el curso titulado “Cómo evitar el fracaso escolar en educación secundaria”. Para más información puedes consultar los contenidos de la acción formativa en el siguiente enlace.

EL JUEGO COMO RECURSO DIDÁCTICO EN EDUCACIÓN INFANTIL

El juego como recurso didáctico en la etapa infantil.

El juego como recurso didáctico en la etapa infantil.

El juego es inherente al ser humano. Entre otros objetivos el juego, en la etapa infantil, tiene una clara función educativa, puesto que ayuda al niño a desarrollar sus capacidades motoras, mentales, sociales, afectivas y emocionales; además de estimular su interés y su espíritu de observación y exploración para conocer lo que le rodea. El juego como recurso didáctico, se convierte en un proceso de descubrimiento de la realidad exterior a través del cual, el niño va formando y reestructurando progresivamente sus conceptos sobre el mundo, ayudándole a descubrirse a sí mismo, a conocerse y formar su personalidad. Dada la importancia del juego, ¿cómo puede el docente incorporarlo a su tarea educativa?

El juego como recurso didáctico, constituye una importante oportunidad para el desarrollo del niño desde un punto de vista integral. Influye sobre el desarrollo psicomotor, puesto que gracias al juego el niño desarrolla el cuerpo, los sentidos y otras características como la fuerza y el control muscular, el equilibrio, la percepción, la confianza en el uso del cuerpo. También es importante para el desarrollo intelectual, ya que a  través del juego, se estimula el desarrollo de las capacidades del pensamiento y de la creatividad infantil, además de ser una oportunidad para conoce su entorno y al mismo tiempo descubrirse a sí mismo. El juego también es importante para el desarrollo de la sociabilidad, gracias a él los niños aprenden a relacionarse con sus iguales. Desde el punto de vista del desarrollo afectivo o emocional, el juego les procurar placer y entretenimiento, le permite expresarse libremente. En definitiva, el juego es una actividad vital e indispensable para el desarrollo humano.

Según las aportaciones de Piaget, en la edad infantil, se establecen dos tipos de juegos. De los 0  a los 2 años encontramos el juego sensoriomotor. Éste consiste, fundamentalmente, en repetir y variar distintos movimientos. Por otro lado, desde los 2 hasta los 8 años destaca el juego simbólico, a partir de este tipo de juego, el niño elabora diferentes representaciones mentales: de sí mismo, de los demás, y del mundo de objetos que le rodea.

Para poder utilizar el juego como recurso didáctico en la etapa de Educación Infantil, el docente puede implementar diversas estrategias, entre ellas destacan los rincones educativos y los talleres de juegos.

El rincón educativo es una estrategia que consiste en unos espacios concretos y delimitados dentro del aula donde los estudiantes, de forma individual o en grupos, realizan al mismo tiempo diversas actividades de aprendizaje. Esta metodología de trabajo permite responder a las diferentes necesidades, intereses y ritmos de aprendizaje de cada alumno. El aula infantil puede ser organizada en rincones educativos de dos formas; entendiendo, por un lado, el rincón educativo como un complemento más dentro de las actividades del curso, o por otro lado, entendiendo el rincón educativo como un contenido específico a tratar en la programación. Llevar a cabo la organización del aula en rincones educativos implica una serie de condicionantes a tener en cuenta como son el espacio, los materiales educativos, el mobiliario, el tiempo, los agrupamientos del alumnado y la participación de otros adultos.

Por su parte, los talleres educativos implican una organización del aula mucho más compleja que la organización por rincones educativos. Es una estrategia organizativa y didáctica que consiste en la realización de un trabajo en grupo. Los talleres parten de las necesidades, intereses y motivaciones de los estudiantes, que son protagonistas del proceso, tanto en la planificación, en la ejecución, en el resultado final, y en la evaluación.

La utilización del juego como un recurso didáctico, implica un cambio, no solo en la metodología de trabajo en el aula, sino  también en el papel que el docente tiene en el proceso de enseñanza y aprendizaje. El profesorado abandona su papel de fuente del saber y del conocimiento, para establecerse como un mediador que debe encargarse de presentar al alumnado diversas situaciones de aprendizaje. Además, el uso de estas metodologías, permite al profesorado ofrecer una adecuada atención a los ritmos de aprendizaje de cada alumno.

Otro aspecto importante en la labor docente, a la hora de utilizar el juego como recurso didáctico, es la de favorecer la interacción entre los alumnos, con especial atención a la elección de materiales y situaciones de aprendizaje, cuidando la presentación y explicación al alumnado y a la vez potenciando el diálogo del alumno con sus compañeros. Para ello, el profesorado debe conocer no solo las características evolutivas de sus alumnos, sino también sus necesidades e intereses y motivaciones para poder crear situaciones atractivas e interesantes, que fomenten la actitud de aprender y conocer.

Si quieres utilizar los talleres y los rincones educativos como recurso de enseñanza, así como, conocer las actividades que puedes desarrollar en cada uno de estos recursos, puede realizar el curso titulado “El juego como recurso didáctico en Educación Infantil”. Para más información puedes consultar los contenidos de la acción formativa en el siguiente enlace.

EDUCACIÓN Y SALUD: CONTENIDO TRANSVERSAL EN EL CURRÍCULUM EDUCATIVO

Educación para la salud como contenido transversal en el curriculum educativo

Educación para la salud como contenido transversal en el curriculum educativo

Educación y salud son dos conceptos que se ha ido aproximando con el paso del tiempo, generando lo que actualmente se conoce como educación para la salud. La Asamblea Mundial de la Salud definió en 1983, la educación para salud como, “cualquier combinación de actividades de información y educación que lleve a una situación en que la gente desee estar sana, sepa cómo alcanzar la salud y busque ayuda cuando la necesite.” Aún así, éste no ha sido un concepto estático, ya que con el paso de los años, ha variado su enfoque ideológico y metodológico, pasando de un concepto de salud en que se entendía ésta como la ausencia de enfermedad, a la idea actual en la que se tiene en cuenta el bienestar, no solo físico sino también psicológico y social. De esta manera, la educación para la salud presenta como objetivo mejorar la salud de las personas, lo que supone un gran cambio en esta materia dentro del ámbito escolar.

La educación para la salud juega un papel fundamental en la sociedad actual, siendo el mejor medio para adquirir comportamientos positivos en relación con la salud, individual y comunitaria, y de modificar aquellos contrarios al fomento de la misma. La vinculación entre educación y salud está unida al desarrollo de la capacidad de toma de decisiones conscientes y coherentes con un modo de vida saludable, de responsabilidad frente a la propia salud y la de los demás. Por tanto, la educación en el campo de la salud se presenta como un instrumento para la adquisición no solo de conocimientos y aptitudes, sino también para favorecer el desarrollo de facultades como la responsabilidad, la participación y la toma de decisiones, con el objetivo de que las personas alcancen el máximo grado de adaptación y autonomía en el proceso de salud. Esta capacidad de adaptación de la persona determinará su propia calidad de vida y la de su entorno.

La inclusión de la educación para la salud como materia transversal en el currículum educativo ha permitido a la escuela trabajar e incidir en la adquisición de actitudes y hábitos positivos para la salud, así como, comportamientos coherentes con el fomento de una vida saludable. Permite además poder incidir sobre toda la comunidad escolar incluidos padres y madres. Y es que a la hora de desarrollar programas de educación y salud es clave la cooperación entre el centro, el docente, la familia y la comunidad.

El nexo entre educación y salud, hace que los docentes deban conocer la manera de integrar la intervención en educación para la salud en la programación y planificación de su tarea de enseñanza. Las acciones educativas exigen de una adecuada programación que parta de un profundo conocimiento de los estudiantes a quien va a dirigirse la acción, de la delimitación y formulación del problema sobre el que se va a trabajar, de una estudiada definición de los objetivos que se pretende alcanzar, así como, de los contenidos y recursos disponibles y necesarios. La utilización de metodologías activas y participativas es imprescindible, además es importante evaluar la pertinencia tanto del proceso como de los resultados de los programas aplicados.

Desde la perspectiva metodológica, el docente debe tener en cuenta que los programas de educación y salud deben abordar estos conceptos desde dos perspectivas complementarias. Desde el punto de vista de la prevención, capacitando a las personas para evitar los problemas de salud mediante el propio control de las situaciones de riesgo o evitando sus posibles consecuencias. Y desde la perspectiva de promoción de la salud, capacitando a los estudiantes para que pueda adoptar formas de vida saludables y tome conciencia de los hábitos, valores y conductas adquiridas.

El desarrollo de la educación para la salud es un indicador claro de calidad y bienestar. Desde esta realidad, se hace necesario no sólo profundizar en los conceptos, sino también una adecuada programación y planificación, eficaces metodologías, recursos, y sobre todo unos profesionales con una sólida formación en esta materia. Si quieres formarte para mejorar tus competencias en educación y salud puedes realizar el curso titulado “Educación para la salud como contenido transversal en el currículum educativo”. Para más información puedes consultar los contenidos de la acción formativa en el siguiente enlace.

LA MANIPULACIÓN DE ALIMENTOS EN UN CENTRO EDUCATIVO

 

Manipulador de alimentos

Manipulador de alimentos

La legislación que regula el control e higiene de los alimentos, pone especial atención en incrementar la seguridad alimentaria en los comedores escolares. El objetivo es garantizar que los productos que se consumen en estos establecimientos no sean nocivos para la salud de los estudiantes y profesores. De esta manera, aquellos colegios que ofrecen servicio de cocina deben cumplir con la normativa y recomendaciones establecidas. Poniendo especial atención sobre el tratamiento y manipulación de las materias primeras que se utilizan para cocinar, al personal que manipula los alimentos, a los residuos que se generan y al orden y limpieza de la cocina y el comedor. Derivado de estas exigencias, es necesario que el personal dedicado a la elaboración y manipulación de alimentos tenga la formación adecuada en materia de higiene alimentaria.

Las enfermedades de transmisión alimentaria constituyen, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) uno de los problemas de salud más extendido en el mundo contemporáneo. Por ello, es importante que los comedores de los centros escolares, además de proporcionar una alimentación completa y equilibrada, extreme las medidas para garantizar la inocuidad y seguridad de las comidas con el fin de prevenir las infecciones alimentarias. En este sentido, una buena formación en manipulación de alimentos, por parte del personal responsable de las cocinas escolares es fundamental para prevenir la aparición de enfermedades bacterianas transmitidas por los alimentos, como pueden ser gastroenteritis, diarreas o salmonelosis entre muchas otras.

La higiene de los productos alimenticios es definida como el conjunto de medidas necesarias para garantizar la seguridad y salubridad de los alimentos. Dichas medidas abarcan, además de las fases primarias, entendiéndose como tales los procesos de recolección, sacrificio, ordeño y similares, todas las fases posteriores que incluyen preparación, fabricación, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución y venta o suministro al consumidor. El conocimiento de los fundamentos de la manipulación de alimentos será de vital importancia en una correcta gestión de los comedores y cocinas escolares. Las medidas básicas para evitar la contaminación de los alimentos deben ser preventivas y estarán relacionadas con la higiene personal, la limpieza y desinfección, la desinsectación y desratización, la higiene de locales y equipos, la refrigeración y otros tipos de conservación de los alimentos, entre otras.

La implantación de Sistemas de Autocontrol en las empresas alimentarias es el método esencial reconocido por las normas internacionales, las cuales fueron transpuestas a nuestra legislación desde el año 1995 y cuya aplicación garantiza la seguridad e inocuidad de los alimentos en cada fase de la cadena alimentaria. Este enfoque para garantizar la seguridad de los alimentos se basa en la aplicación de la metodología HACCP (Hazard Analysis Critical Control Points), Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control. El Sistema de Autocontrol que se debe implantar en una empresa, está basado en la metodología HACCP, permite identificar, evaluar y mantener bajo control los peligros que de forma significativa pueden afectar a la inocuidad de los alimentos que produce o comercializa. El profesional que trabaja en la manipulación de alimentos durante la gestión del trabajo en las cocinas y comedores escolares debe conocer esta normativa.

El profesional de la alimentación, en cualquiera de sus modalidades, tiene ante sí la responsabilidad de respetar y proteger la salud de los consumidores por medio de una manipulación cuidadosa de los alimentos. Para intentar conseguir este objetivo el manipulador debe:

  • Adquirir conocimientos en la materia objeto de su trabajo: el manejo de los alimentos.
  • Desarrollar actitudes de conducta personal que beneficien su función: higiene personal y organización del trabajo.
  • Incrementar el sentido de la responsabilidad hacia los demás por la trascendencia del servicio que prestan. Así conseguirá mejorar la calidad del servicio, colaborando en la protección de la salud de los consumidores.

Si estás interesado en reconocer los riesgos y enfermedades que entrañan una incorrecta manipulación de los alimentos puede realizar el curso titulado “Manipulador de alimentos en centros educativos”. Para más información puedes consultar los contenidos de la acción formativa en el siguiente enlace.

La necesidad de la formación específica en Excel y Access para docentes

Herramientas de ofimática avanzada 2007 para docentes (Excel y Access)

Herramientas de ofimática avanzada 2007 para docentes (Excel y Access)

El paquete de programas conocido como Microsoft Office ofrece una serie de soluciones que representan herramientas imprescindibles para cualquier profesional. En particular, en el mundo de la educación permiten llevar a cabo la función docente con una mayor eficacia y un buen dominio de las mismas puede facilitar en gran medida el día a día del profesorado. Microsoft Office ofrece multitud de recursos, facilitan el aprendizaje, la interactividad y la cooperación entre los miembros de las comunidades educativas. Dos de los programas contenidos en la suite de Office Excel y Access. El primero es una hoja de cálculo con múltiples aplicaciones y el segundo, aunque menos conocido, es una herramienta informática de mucho potencial que permite la creación y gestión de bases de datos. Por sus características se trata de dos grandes recursos para cualquier profesional del mundo educativo y un buen dominio de las mismas puede aumentar tremendamente la eficacia y la productividad en cualquier profesión y el ámbito docente no es una excepción. Por tanto, la formación en Excel y Access para docentes resulta un elemento esencial en el día a día del profesorado.

Excel es una aplicación que permite construir hojas de cálculo, que son unos instrumentos que sirven para trabajar con números y fórmulas de una manera sencilla y automatizada. También permite la realización de toda un completo abanico de posibilidades en los referentes a las representaciones gráficas. Por su valioso potencial este programa está orientado a tareas claves como pueden ser la gestión administrativa, la toma de decisiones en base a parámetros clave, como herramienta estadística y de administración de datos en general. En el mundo de la educación cada vez es más frecuente su uso en multitud de situaciones y, por ello, es muy recomendable para adquirir una sólida  formación en Excel para docentes. Un ejemplo muy habitual en los últimos años es su utilización como gestor de calificaciones. Son muchos los profesionales de la educación que construyen una plantilla de Excel para registrar las calificaciones de su alumnado. Esto les permite obtener las medias de la evaluación lo que les facilita la elaboración de las calificaciones y el análisis global del rendimiento de los estudiantes en una prueba en particular, a lo largo de un periodo evaluativo o de un curso completo. Adicionalmente, Excel es una herramienta que facilita en buena medida la aplicación de los nuevos modelos educativos como el de enseñanza por competencias. El profesorado con un buen dominio de este programa será capaz de producir gráficos estadísticos de calidad para sus presentaciones de PowerPoint o para facilitar a sus estudiantes el trabajo de interpretación de los mismos. Por estas y otras múltiples razones resulta muy conveniente las formación específica en Excel para docentes. Además de en estas gestiones propias de la labor docente, una formación adecuada en  Excel, permitirá a profesores y profesoras abordar la tarea de formar a su alumnado para que puedan utilizar este programa e incorporar esos conocimientos a su competencia digital.

Una base de datos es una herramienta para recopilar y organizar información. En las bases de datos, se puede almacenar información sobre personas, productos, pedidos, o cualquier otra cosa. Muchas bases de datos empiezan siendo una lista en un programa de procesamiento de texto o en una hoja de cálculo. A medida que crece la lista, empiezan a aparecer repeticiones e inconsistencias en los datos. Cada vez resulta más complicado comprender los datos presentados en la lista y existen pocos métodos para buscar o recuperar subconjuntos de datos para revisarlos. Cuando empiezan a observarse estos problemas, es aconsejable transferir la información a una base de datos creada mediante un sistema de administración adecuado. Esta complejidad está muy presente en la gestión diaria que hace el profesorado diariamente en su trabajo por lo que puede resultar muy conveniente para ellos/as la adquisición de los fundamentos específicos de un gestor de bases de datos como puede ser Access para docentes. El paquete de Microsoft Office ofrece un programa llamado Access que es un sistema permite la creación y gestión de bases de datos. En el campo educativo, el programa Access le permite a los docentes una correcta gestión de sus alumnos, favoreciendo la accesibilidad a los datos de los estudiantes y la personalización de la enseñanza, con los beneficios consiguientes para la atención a la diversidad. Para conseguir la competencia básica en el manejo de este programa es, por tanto, necesaria una formación bien estructurada en Access para docentes. Esta formación facilitará a profesores y profesoras la posibilidad de enseñar a utilizar Access a su alumnado.

Por tanto, la formación permanente en herramientas informáticas como Excel y Access para docentes resulta fundamental en la carrera profesional de los docentes. Puedes encontrar la formación específica oportuna que puedes encontrar en el curso titulado “Herramientas de ofimática básica 2007 para docentes: Excel y Access”. Para obtener más información sobre este curso puedes consultar sus contenidos en el siguiente enlace.

FORMACIÓN DOCENTE EN OFIMÁTICA BÁSICA: WORD Y POWERPOINT PARA DOCENTES

Herramientas de Ofimática básica 2007 para docentes: Word y PowerPoint

Herramientas de Ofimática básica 2007 para docentes: Word y PowerPoint

Las herramientas informáticas ofrecen multitud de ventajas y soluciones profesionales en nuestros días. Un buen dominio de las mismas puede aumentar tremendamente la eficacia y la productividad en cualquier profesión y el ámbito docente no es una excepción. En concreto, el paquete conocido como Microsoft Office ofrece una serie de programas que representan herramientas imprescindibles para llevar a cabo una función docente eficiente y eficaz. En nuestros días Microsoft ofrece multitud de recursos, no sólo para una gestión adecuada de aspectos relacionados con la burocracia asociada a la docencia, sino también elementos que facilitan el aprendizaje, la interactividad y la cooperación entre los miembros de las comunidades educativas. Dos de las herramientas más clásicas y reconocidas de la suite de Microsoft son Word y PowerPoint. Como es bien conocido, el primero es un procesador de textos y el segundo es una herramienta informática que permite la creación de presentaciones lo que los erigen en dos grandes recursos para cualquier profesional del mundo educativo. Por tanto, la formación en Word y PowerPoint para docentes resulta un elemento esencial en el día a día del profesorado.

La integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la función docente debe ser un hecho en la educación en nuestros días. Por tanto, la formación específica en Word para docentes es un requisito básico e imprescindible. El programa Word ofrece una multitud de posibilidades en el procesamiento de textos que, bien utilizados, pueden servir de gran apoyo al docente. En primer lugar, constituye una herramienta de presentación de contenidos a los estudiantes lo que permite transmitirlos de una manera amena y motivadora. En segundo lugar, se puede utilizar como una herramienta de reelaboración que permite la escritura y posterior corrección de los textos implicados en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Finalmente, debemos tener presente que Word es una gran herramienta para el trabajo colaborativo on-line. Es posible editar y modificar textos por parte de usuarios que no están en el mismo lugar, lo que permite construir el documento entre dos o más estudiantes y/o profesores. Por tanto, la formación específica en Word para docentes es fundamental para profesionales de todas las etapas educativas.

Otro de los elementos de la suite de office es el PowerPoint que consiste en un programa que se utiliza para crear presentaciones de contenidos, es decir, una sucesión de diapositivas en las que se integra texto, imágenes, audio y video además de cualquier tipo de gráfico. La utilización de este tipo de presentaciones  conlleva numerosos beneficios para el trabajo en el aula. En primer lugar, este tipo de presentaciones despiertan el interés y la motivación del alumnado. En segundo lugar, permiten la integración de los diferentes lenguajes multimedia en una sola herramienta. Por otro lado, las tareas para construir las presentaciones están altamente automatizadas, por lo que plantearlas no consume excesivo tiempo del docente. Sin embargo, crear una presentación adecuada para los propósitos educativos con PowerPoint  no es una tarea sencilla y es necesario tener una serie de aspectos relevantes en cuenta. Por esta razón resulta muy interesante alcanzar una formación en PowerPoint para docentes adecuada y lo suficientemente profunda. Aspectos como el volumen de texto utilizado en cada diapositiva, la claridad de los gráficos o la visibilidad de las mismas son muy relevantes para conseguir un efecto motivador en la audiencia que está en el aula.

La formación en Word y PowerPoint para docentes resulta esencial no solamente a la hora de utilizar estas herramientas sino también a la hora de enseñarlas una alumnado que, aunque nativos digitales, deben desarrollar su competencia digital en la aulas. Así, los docentes, además de incorporar las TIC a su metodología de aula, también deben enseñarlas. En este sentido no es infrecuente encontrar trabajos escritos por alumnos en un procesador de textos o presentaciones orales de trabajos que se apoyan en diapositivas con serias deficiencias y son los docentes lo que tienen que procurar enseñar el manejo de las herramientas adecuadas para superarlas. Para ello resulta precisa y muy conveniente que los profesores/as y maestros/as adquieran una adecuada formación en Word y PowerPoint para docentes. Puedes encontrar la formación específica oportuna que puedes encontrar en el curso titulado “Herramientas de ofimática básica 2007 para docentes: Word y PowerPoint”. Para obtener más información sobre este curso puedes consultar sus contenidos en el siguiente enlace.

LA PSICOMOTRICIDAD INFANTIL: ELEMENTO CLAVE DEL DESARROLLO

Psicomotricidad en la etapa de 3 a 6 años.

Psicomotricidad en la etapa de 3 a 6 años.

La psicomotricidad infantil tiene un papel protagonista en el desarrollo de las personas. Ésta influye tanto en el desarrollo de la autonomía y la personalidad, como en la adquisición de conocimientos e incluso en el equilibrio emocional. Por ello, es necesario que los programas educativos impliquen un abordaje de la persona desde el movimiento y la mediación corporal, puesto que existe una estrecha relación entre psicomotricidad infantil y el aprendizaje escolar.

La psicomotricidad hace referencia a la vinculación entre cuerpo, movimiento, emoción y actividad cognitiva, es decir, subraya la relación entre mente (psique) y cuerpo (motriz). La finalidad del desarrollo psicomotor es el control del propio cuerpo. La teoría del desarrollo propuesta por Piaget propone que la inteligencia se construye a partir de la actividad motriz de los niños. Concretamente, hasta los siete años, aproximadamente, la educación del niño es psicomotriz. Todo, el conocimiento y el aprendizaje, se centra en la acción del niño sobre el medio, los demás y las experiencias, a través de su acción y movimiento.

Para que el niño alcance su desarrollo psicomotriz es fundamental proporcionarle la variedad de situaciones en las que pueda explorar sus posibilidades motoras. Para conseguir este objetivo, el juego es una importante herramienta. Por ello, es necesario que en las técnicas de desarrollo de la psicomotricidad infantil esté presente la vertiente lúdico. El juego facilita el desarrollo social del niño y, además de permitir el control del cuerpo, desarrollar su equilibrio y explorar el ambiente, va a ayudar a resolver sus emociones y controlar sus sentimientos.

Para conseguir el desarrollo armónico de la personalidad del niño, es necesario dirigir la acción educativa de la psicomotricidad infantil al desarrollo de tres ámbitos:

  • Educación del esquema corporal. El esquema corporal es la conciencia que tenemos de nuestro cuerpo. Dominar el esquema corporal es un aspecto necesario y previo para que puedan desarrollarse otros factores madurativos que guardan una relación directa con el aprendizaje, como son: la coordinación óculo-manual, orientación espacial y la estructuración espacial. Así, será difícil aprender a leer y a escribir sin una adecuada discriminación visual y auditiva y sin una correcta coordinación viso-manual.
  • El niño en relación con los objetos. Entre las actividades para desarrollar el conocimiento del mundo de los objetos se encuentran: identificar objetos según el color o el sonido, manipular objetos para asimilar lo que es similar según el color o forma, etc.
  • El niño ante el mundo de los demás. El maestro debe favorecer el desarrollo de todos los aspectos de la personalidad del niño, por lo que es necesario crear un clima de seguridad y confianza. En este clima, el adulto debe favorecer tanto el conocimiento de otros niños, como ayudar al estudiante a descubrir diferentes formas de comunicación con los demás.

Cuando hablamos de psicomotricidad infantil es importante diferenciar entre psicomotricidad gruesa y psicomotricidad fina. Es importante que el docente conozca las diferencia entre ambas, así como, las estrategias pedagógicas para su desarrollo.

Por un lado, la psicomotricidad gruesa se refiere al desarrollo, conciencia y control de la actividad muscular grande, es decir, la que se basa en la coordinación de movimientos extensos tales como: caminar, correr, subir escaleras, saltar, bailar, etc. Este tipo de psicomotricidad se divide en tres tipos: movimientos locomotores (poner en funcionamiento el cuerpo al completo), coordinación dinámica (permitir que se sincronicen los movimientos de las distintas partes del cuerpo) y disociación (mover voluntariamente una parte del cuerpo mientras que las otras partes se encuentran inmóviles o realizando otro movimiento distinto).

Por otro lado, la psicomotricidad fina consiste en el desarrollo, conciencia y control de la actividad muscular que se precisa para coordinar los movimientos más finos y diferenciados y que requiere, además, una determinada precisión, utilizando, de forma combinada, el ojo, mano, dedos, etc. para realizar actividades como: colorear, pintar, escribir, recortar, perforar, entre otras. La psicomotricidad fina se puede clasificar en tres áreas: coordinación Ojo-Pie (dar patadas a la pelota hacia un determinado lugar, dar patadas a la pelota entre dos líneas, etc.), coordinación Ojo-Mano (lanzar, aplaudir, botar, etc.) y coordinación Ocular (es fundamental para el manejo de los distintos objetos, la orientación espacial del niño, así como para el aprendizaje de la lecto-escritura y matemáticas).

Si quieres ampliar tus conocimientos sobre la psicomotricidad infantil y conocer su influencia sobre el proceso de maduración y aprendizaje de tus estudiantes puedes realizar el curso titulado “Psicomotricidad en la etapa de 3 a 6 años” cuyos contenidos puedes consultar en el siguiente enlace.

NUEVAS APROXIMACIONES A LA ENSEÑANZA: EL TRABAJO POR PROYECTOS

Trabajo por proyectos

Trabajo por proyectos

El hecho de permitir que nuestro alumnado se desarrolle de forma íntegra y armoniosa, no significa qué tengan una mera adquisición de contenidos conceptuales, sino que sean capaces de equivocarse, de proponer, de investigar, etc., pues sólo de esta manera podrán entender la realidad que les rodea, y somos nosotros quienes debemos favorecer esa inquietud y propiciar el que ellos sean conscientes de sus procesos de aprendizaje. Un Proyecto de Trabajo es una manera de trabajar el conocimiento de la realidad en la que los niños/as viven, se desenvuelven, maduran y avanzan. Trabajar en el aula de educación infantil por proyectos de supone escuchar a los niños/as de la clase, descubrir lo que les interesa y motiva a partir de lo que ya saben, para llegar a lo que quieren saber. El proyecto se consolida si somos capaces de “crear una vida” en grupo partiendo de las vivencias, intereses o experiencias del alumnado.

Uno de los enfoques que permiten superar el paradigma tradicional de la enseñanza es el trabajo por proyectos pues, en primer lugar favorece el aprendizaje significativo ya que se centra en relacionar los aprendizajes previos con la nueva información, en oposición al aprendizaje por repetición memorístico. En segundo lugar, si  conseguimos relacionar el proyecto con los intereses del alumnado, su motivación e interés aumentará considerablemente con los beneficios que esto conlleva a nivel de metas de aprendizaje. Finalmente, los contenidos se podrían trabajar de manera integrada y aplicada, lo que favorecerá la adquisición de las competencias clave. Así pues, el trabajo por proyectos es propuesta de enseñanza que permite el logro de ciertos objetivos educativos, por medio de un conjunto de acciones, interacciones y recursos planeados y orientados a la resolución de un problema y a la elaboración de una producción concreta.

El trabajo por proyectos se encuentra íntimamente ligado a aspectos que se consideran claves en la enseñanza de nuestros días y cuenta con múltiples beneficios para el alumnado. El hecho de plantear una pregunta inicial  conduce a la formulación de otras preguntas con un gran potencial educativo y que, a su vez poseen la capacidad de autopropulsar a los niños y niñas. Éstos ocupan el centro de su aprendizaje y se sienten protagonistas, lo que puede ir creando una espiral positiva en su desarrollo cultural y afectivo-emocional. Este enfoque para el aprendizaje fomenta el fortalecimiento de las capacidades metacognitivas y pone en valor el aprendizaje cooperativo que, a su vez, presenta, como sabemos incuestionables beneficios cognitivos, socio-afectivos y morales. Por último, resulta una aproximación muy adecuada a una enseñanza que busca estimular la creatividad tan necesaria y también tan ausente de nuestras escuelas.

En este nuevo escenario, el papel del maestro o la maestra se debe reconsiderar cuidadosamente. Con los niños/as ocupando el centro del aprendizaje, el docente debe saber escuchar propuestas, conducir al alumnado en un proceso de diálogo y acuerdos, sin desvelar contenidos a los que ellos llegarán, con un poco más de tiempo por sí mismos. Indudablemente, se deben producir cambios profundos en cuestiones como la organización del aula, la interacción familia-escuela, la flexibilidad de las programaciones y la valoración de las observaciones diarias y sistemáticas. Para los docentes será fundamental, a la hora de trabajar por proyectos, cambiar el estatus del error en el aula desde la habitual perspectiva punitiva hasta incorporarlo como una herramienta fundamental para enseñar al alumnado cómo reconducir la evolución del proyecto y reajustarlo hasta llegar al final. También se deberán tener en cuenta puntos de partida como la solidez y unión del grupo-clase, la implicación de las familias o la coherencia con el proyecto educativo del centro. Por último, que el docente alcance las competencias profesionales adecuadas para abordar estos cambios, es fundamental. Puedes encontrar la formación específica oportuna que puedes encontrar en el curso titulado “Trabajo por proyectos en educación infantil”. Para obtener más información sobre este curso puedes consultar sus contenidos en el siguiente enlace.

Departamento de formación On-line de la Facultad Padre Ossó de la Universidad de Oviedo
©2012 www.formacionhomologada.net Todos los derechos reservados